La casita de la tercia

Como indica su nombre, “la casa de la tercia” era un edificio dedicado al almacenamiento de granos, vino, aceite y otros productos de los diezmos recaudados por la iglesia.

La distribución de los diezmos se hacía en tres partes, correspondiendo una a los curas parroquiales, otra al obispo, la tercia episcopal o pontifical, y la tercera a la fábrica. Durante el siglo XIII los papas concedieron, como subsidio de cruzada, la tercera parte de los diezmos correspondientes a los servidores y a la fábrica, lo que suponía los dos novenos del total, y se llamaron tercias reales.

Su origen, cuando el papa Honorio III en 1219 concedio a Fernando III de Castilla el derecho a percibir las tercias reales con carácter temporal y extraordinario, tributos que la Corona deducía de los diezmos de la Iglesia, que eran recaudados en este edificio al cual da nombre. Fue mas tarde el papa Alejandro VI quien concedió a los Reyes Católicos este derecho con carácter definitivo con motivo de la conquista de Granada.

Las tercias tambien llegaron a la universidad. Así, el papa Pio II en bula de 1459, concede tercias parroquiales de la diócesis toledana al Estudio General de Alcalá de Henares.



“A la quince: Que el Diezmo de los frutos de este Termino es de diez uno, sin que para el haia mas Participe que el Colegio maior de San Yldephonso de Alcalá, y la Iglesia de esta Parrochial, que percibe el nobeno de todos,…”
“A la veinte y ocho: … Y las Tercias Reales estan embebidas en el unico participe de Diezmos el Colegio maior de Alcala.”
Catastro de Ensenada - 1752

En 29 de octubre de 1836, mediante Real Orden de la Reina Regente, la Universidad de Alcalá es obligada a cerrar sus puertas debido a la Desamortización de Mendizabal y fue trasladada a Madrid, llamándose entonces Universidad Central.

Sus edificios y propiedades se subastaron, pasando a manos particulares. Entre ellos, “la casita de la tercia” en Ajalvir, como apareció en la prensa de la época:


“La Direccion general de Estudios autorizada por S.A. el Regente del reino para proceder a la enagenacion de las fincas rusticas y urbanas que pertenecieron a la universidad que existio en Alcalá, y poder atender en parte con sus productos a los gastos que ocasionan las obras del nuevo edificio destinado a la universidad de Madrid, ha resuelto se anuncie al publico la nota y venta de dichas fincas, …
Fincas urbanas y puntos en que se hayan situadas.”
Al final, después de citar 23 fincas en Alcalá,
“Una casita en Ajalvir, calle de San Sebastian, llamada la tercia, lagar y bodega, el valor de su tasacion 2200”
Continua con la relación de 14 fincas rústicas.
Diario de Madrid – 8 de diciembre de 1842.

Entre 1842 y 1844 se estaban cosntruyendo los edificios de la antigua Universidad Central de Madrid en la calle de San Bernardo, en parte sobre el antiguo Noviciado de los jesuitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada